Crónica segunda. Visita a las Cataratas de Iguazu lado brasilero y argentino. Visita represa Itaipu.

Por: Jorge Vergara Carbó

 

Salimos en una van contratada para el viaje, en compañía de Norte y Carlos Arzuza , el conductor y guía Pedro Martínez, si el mismo nombre y apellido del gran lanzador dominicano, quien nació en manoguayabo(República Dominicana) en el año 1.975, ganador tres veces del premio Cy Young y campeón de la serie mundial de 2004, con el equipo de Boston(REX SOX), en compañía de nuestro compatriota Orlando Cabrera quién se ganó su primer anillo como campeón mundial de béisbol. El número de Martínez No 45, lo retiraron como un homenaje del Boston con el pelotero Dominicano, que no dudamos llegara al salón de la fama.

El conductor que es paraguayo y conoce bien la zona, goza con su nombre y apellido y le gusta que le mencionen al pelotero.

La primera parada fue para desayunar chipa caliente con café negro o café con leche, demoramos unos quince minutos y reanudamos nuestro viaje de una duración de seis horas, para poder llegar temprano a la frontera con Brasil y pasar la aduana (inmigración). De esa parada habíamos avanzado como dos horas más, cuando de pronto se presentó lo que normalmente sucede en todo paseo, un imprevisto el carro empezó a votar humo en el motor y en el mofle, con suerte llegamos a una gasolinera y estacionar. Nos bajamos todos del auto y, por lo que veíamos el daño era grande y de difícil reparación lo más probable era que se había quemado el empaque de la culata y dañado la bomba.

Pedro Martínez se movió y consiguió un mecánico en el pueblo, el cual dio su diagnóstico al encender el carro, por la cantidad de humo que votaba. Inmediatamente le ofreció a Pedro que el nos llevaba en su carro hasta la ciudad de Mingaguazu, a una distancia de 60 minutos. Llegamos a esa ciudad a la casa del cuñado de Pedro, donde nos recibieron muy bien y nos brindaron unas chipas y unos old pard superior que degustamos con ansia por lo cansado que veníamos del viaje.

Ricardo se llama el cuñado de Pedro, quién tiene una casa muy bonita al igual que su esposa y sus dos hijos, el mayor de 15 años, aspira a ser jugador de fútbol profesional. Él le presto su carro particular a Pedro una Nissan cuatro puertas y con ese vehículo emprendimos nuestro viaje a Iguazu, pasando por Ciudad del Este que está en la frontera con Brasil y Argentina.

Definitivamente se cumple el adagio “no hay paseo sin problemas en el camino” .Llegamos a Iguazu lado brasilero, compramos las boletas de entrada a un valor de US$22 dólares cada una, entramos nos montamos en un bus para hacer el recorrido que es largo hasta llegar al sitio dónde están las cataratas.

No podíamos creer que estábamos justamente a unos metros de ver y contemplar una de las siete maravillas del mundo declarada en el 2011, el parque nacional iguazu brasilero con sus cataratas lugar desde el que se ve el lado argentino de las cataratas especialmente la famosa “garganta del diablo” que fuimos a visitar el día siguiente.

Es indescriptible poder narrar o comentar lo que hemos visto, su belleza es tan impactante que queda uno atónito por la belleza que usted contempla cuando está al frente de las cataratas. Decir cual lado de las cataratas es el más bonito es complejo, por eso  nosotros decidimos visitar ambos lados, porque cada uno tiene su encanto. Tómanos fotos del sitio, luego fuimos al restaurante a almorzar donde ofrecían un buffe espectacular con todo tipo de comida, especialmente carne que es el fuerte del Brasil. Pero también tenían unas caraotas (frijol negro del que consumen en Venezuela) con costilla y patica de cerdo ahumada de un sabor espectacular acompañado de arroz blanco, plato el cual repetimos con Norte, ya que Arzuza y Pedro no le jalaron a esa maravilla de comida.

Una vez terminado de almorzar, nos retiramos del parque y llegamos a Ciudad del Este, conseguimos un hotel “Convair” donde nos alojamos  para estar listo a las siete de la mañana del día siguiente y  emprender el viaje a las cataratas del lado Argentino, especialmente para llegar cerca de la “garganta del diablo”.

Salimos a las siete de la mañana, llegamos a inmigración de Paraguay nos bajamos del carro y nos sellaron los pasaportes, no demoramos ni cinco minutos en esa labor. De ahí nos dirigimos al lado argentino igualmente hicimos inmigración desde el carro, solamente entregamos los pasaportes lo sellaron y continuamos el viaje hacia el parque nacional Argentino. Compramos la boleta de entra US$33 dólares cada una y, esperamos la llegada de un tren que nos conduce hacia las cataratas especialmente a la garganta del diablo. En la parada del tren, tenemos que caminar 1.100 metros, en un puente bien construido que llega directamente a la catarata “garganta del Diablo”.

La verdad es que uno se queda sin palabras para describir lo que está viendo, la fuerza y la caída de las aguas del río Iguazu lado argentino es espectacular el volumen de agua que cae y la velocidad, son 80 metros de altura. El caudal normal es de 1.5 millones de litros por segundo, lo que la convierte en la de mayor caudal del mundo, tiene una amplitud de 2700 metro  y 275  saltos de agua.

Después de contemplar esa belleza, iniciamos el viaje de regreso caminando 1.100 metros, para coger nuevamente el tren que nos llevaría a la salida del parque mismo sitio por donde entramos, buscar el carro y seguir nuestra odisea ahora hacia la represa de Itaipu” piedra que suena” en guaraní, de propiedad del gobierno brasilero y paraguayo en partes iguales, es decir un 50% cada uno. La distancia en carro del parque nacional argentino es de unos cuarenta minutos en carro.

Al llegar a la represa, nos presentamos como periodistas que estábamos interesados en conocer sus instalaciones, informándonos que esperáramos unos minutos para llevarnos con una guía a realizar el recorrido. Fuimos primero a ver las murallas de contención de la presa, las cuales fueron construidas con las mismas rocas que se sacaron para ampliar el canal del río Paraná, después fuimos a ver el cuerpo de máquinas y las turbinas desde una altura de unos 30 metros, después conocimos el lago de la represa que tiene una caída bruta de 120 metros.

La represa de Itaipu, se empezó a construir en enero de 1.975. En mayo de 1.984, entro en operación la primera turbina de 700 MW, hasta llegar a completar las 20 que tiene la represa para un total de 14.000 MW instalados, lo que le permitió generar en el año 2016, la mayor cantidad de energía  del mundo 103.098.366 MWh. Con esta energía se podría abastecer el consumo de electricidad de todo el mundo durante dos días, o parar abastecer todo un año a Argentina y al Paraguay durante 12 años. La represa tiene una altura de 196 metros y una superficie de 1.350 kilómetros. Su costo fue de US$36.000 millones. Brasil consume el 88% de la energía y potencia que genera la centra y con ello solo atiende el 17% de su demanda, el otro porcentaje es consumido por Paraguay y con ello atiende el 85% de su demanda. La energía que deja de consumir Paraguay es compensada por el Brasil mediante el pago de una tarifa previamente acordada.

Para que entiendan la magnitud de la represa de itaipu, sus 14.000 MW instalados y en operación, normalmente trabajan 18 unidades, las otras dos entran a mantenimiento, esta central es 35 veces URRA, que tiene una capacidad de 400MW, o 14 veces Chivor, que cuenta con 1.000 MW, o 1.29 veces la capacidad instalada de energía hidroeléctrica de Colombia en el año 2015, que era de 10.892 MW.

Lo llamativo de la represa, es que sin ser la mayor del mundo en capacidad instalada genera la mayor energía, debido a que esta activa durante todo el año, a diferencia de las otras centrales como la de las tres gargantas de china, que es la más grande con una capacidad instalada de 22.500MW, es decir 1.6 veces la represa de Itaipu, pero por el invierno al congelarse el embalse no puede generar energía. La segunda central es Itaipu, la tercera central es la de Xiluodu en China, con 13.860 MW, le sigue en el cuarto lugar la del Guri en Venezuela con 10.235 MW, sigue la del tucurui en Brasil con 8.370MW, la Gran Coluee en los Estados unidos con 6.809 MW, ocupa el sexto lugar, el séptimo lugar es la de Xinagjiaba con 6.448 MW en la China, la Longtan con 6.426

MW en China, continúa la Rusa Sayano con 6.400 MW y, el décimo lugar también en Rusia Karsnoyarsk con 6.000 MW.

Una vez, terminada la visita a la central hidroeléctrica, iniciamos nuestro viaje de retorno a la ciudad de asunción parando en uno de los tantos restaurantes que se encuentran en la carretera donde comimos un delicioso rodizio , comprobando que la carne paraguaya es tan buena como la Argentina, Brasilera o Uruguaya.

Las tierras del Paraguay desde Asunción a Ciudad del Este son planas y de una riqueza igual a las tierras del sur del continente. Están sembradas de trigo, soja, maíz, sorgo y pasto especial para ganados. Hay zonas típicas ganaderas y zonas completamente agrícolas. El sector agrícola es uno de los sectores de exportación del Paraguay, incluso durante el año 2016, las exportaciones de la agroindustria por primera vez superaron las exportaciones agrícolas a las que no se les añade mucho valor agregado. En eso trabajan en Paraguay en industrializar la producción de su materia prima. El valor de la tierra es bajo si se compara con lo que vale esa misma tierra con las mismas características en Uruguay o Argentina, debido a la falta de infraestructura la cual han empezado a desarrollar. Actualmente trabajan en la ampliación de esa vía, que son alrededor de 390 kilómetros y, en otras vías en la región del Chaco.

La tercera crónica será sobre el evento de la asamblea No 52 del BID.

admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: