El Concejal Carbó impulsó normas que permiten accesibilidad en bibliotecas a personas con discapacidad

Barranquilla, Atlántico.

Las bibliotecas de Barranquilla contarán de ahora en adelante con libros en sistema braille, tendrán talleres y personal capacitado para este tipo de lenguaje y deberán contar con la infraestructura que garantice una adecuada accesibilidad para las personas con limitaciones físicas.

Gracias a las modificaciones que por iniciativa del concejal Ramón Ignacio Carbó Lacouture fueron incluidas en el proyecto de acuerdo por medio del cual se crea la red distrital de bibliotecas públicas de la ciudad en los temas de accesibilidad e implementación, se crean las condiciones para que todas las personas, sin importar su condición o limitación, puedan acceder a la lectura.

“Lo que buscamos es que no haya barreras para que cualquier persona pueda llegar a una biblioteca pública y leer un libro porque el acceso al conocimiento no debe ser limitado por ninguna circunstancia”, manifestó el concejal el Partido Liberal.

En la iniciativa, que luego de ser aprobada hoy en segundo debate pasará a la firma del alcalde, también fue incluido por el concejal Carbó que la Secretaría Distrital de Cultura creará un plan anual que deberá presentar ante organizaciones convocadas de manera pública, para articular todos sus acciones, planes y programas, con el uso cultural, artístico y académico de la infraestructura de las bibliotecas.

“Logramos incluir en el proyecto que la administración distrital garantizará las condiciones necesarias para que la población en situación de discapacidad acceda a los recursos de las bibliotecas”, precisó Carbó Lacouture.

Con la norma aprobada la infraestructura de los centros se adecuará o mantendrá, según estado actual, para el acceso de personas con discapacidad física, se garantizará un mínimo de material en lenguaje braille y cada biblioteca deberá contener material literario apto para personas con discapacidades cognitivas.

En la iniciativa también se contempla el diseño de servicios y programas dirigidos a mejorar las capacidades de manera diferenciada en la población para la lectura, la escritura y el uso provechoso de los recursos bibliotecarios.

“En el caso de las personas con discapacidad visual, se brindará en cada semestre previa inscripción, sesiones educativas necesarias para que esta población adquiera capacidades suficientes que faciliten la decodificación e interpretación del lenguaje braille. Igualmente se destinará el personal debidamente capacitado según tipo de programa, que sistemáticamente sea necesario para el desarrollo de estos”, precisó Carbó.

A %d blogueros les gusta esto: