La Guajira con una pobreza del 47.5% y una pobreza extrema del 16%, por la corrupción de sus dirigentes

Por: Jorge Vergara Carbó

El panorama que presenta la Guajira, a través de su capital Riohacha es dramático e incomprensible. La pobreza Monetaria es de 47.5%, o sea 468.090 personas, la segunda más alta del país, solo supera por poco a Quibdó 48.3%.

La pobreza extrema es del 16%, unos 157.672 personas; en Quibdó es del 16.9% y, el coeficiente Gini es de 0.529, el más alto del país. Lo que indica que existe una alta concentración de la riqueza y entre ella la tierra. La ironía es la de un Departamento pobre con tanta riqueza en su subsuelo. En los últimos 30 años, se presume que han manejado recursos de   Regalías y del Presupuesto Nacional del orden de US $4.500 millones.

Su nivel de desempleo es aberrante 17.1%, con una informalidad del 64.7%, y su fuerza trabajadora está concentrada en los de “cuenta propia” 61.3%.Para nada han servido los macro proyectos que se han montado en su territorio, el empleo que se genera es muy poco para los nativos y menos para su población Wayuú, debido a la falta de formación y preparación.

Igual sucedió con el proyecto de Termoguajira, terminó en un enclave minero igual que el de Cerrejón donde sus trabajadores que no son de la población en su mayoría viven en campamento construido especialmente para esos trabajadores, con sus colegios y actividades sociales.

Según el ICBF, en la Guajira hay alrededor de 3.500 niños, que no reciben un alimentación adecuada, por ello en los últimos 8 años, han muerto 4.770 niños, hasta el punto de que la Corte Constitucional en un fallo de Tutela califico este hecho como una “barbarie”.

Pero son muy pocos los parlamentarios, gobernadores y alcaldes guajiros presos. Culpa de los organismos de control que no cumplen con su función, especialmente la Procuraduría y Fiscalía, que demoran sus procesos o los engavetan.

Ahora que estamos en el proceso de rendición de cuentas sería bueno preguntarle a todos los parlamentarios y gobernantes  guajiros de los últimos 30 años, que hicieron con la plata de las regalías y la plata que aporto la Nación para salud, educación y saneamiento básico(SGP).

Es que no son entendibles esos índices en la Guajira, con los recursos que ha manejado era para que fuera una tacita de plata,  nadie padeciera de sed, ni murieran por desnutrición, ni existiera los altos índices de pobreza y de desempleo. Entonces,  ¿para qué son los recursos, para que se los roben?

Un departamento, que ha contado con Ministros y gerentes de Institutos descentralizados no era para que presentara esos niveles de pobreza  y de desempleo tan alto (17.1), gracias a la informalidad del 64.7% y a una tasa global de participación baja 60.2%(TGP), inferior a la Nacional 64.1%. Se nota que nunca hicieron nada por su región, porque de haberlo hecho la situación de hoy no fuera tan alarmante.

Me duele  lo que le acontece al pueblo guajiro, con tantas riquezas que la naturaleza le dio, tengo grandes amigos oriundos de esa región, muchos compañeros de trabajo, gente  capaz a la que el  pueblo le ha  cerrado las puertas, vendiendo su conciencia por unos míseros pesos, al igual que pasa en las otras capitales el Caribe Colombiano.

Por eso mientras sigan vendiendo su voto, seguirán padeciendo por la falta de recursos básicos esenciales, continuando encerrados en el círculo de la miseria y pobreza en que hoy están los pueblos caribeños,  sus dirigentes viven como reyes.

Lo que está pasando en la Guajira  no es una “barbarie” como lo califico  la Corte Constitucional, es un crimen de lesa humanidad. ¿Cuándo juzgaran a los culpables? ¿En estos 30 años, que hacían las ias , Fiscalía , Procuraduría y Contraloría?

Esta situación no puede continuar en la Guajira, es hora del que el pueblo se levante y diga basta ya, en las elecciones de octubre del 2.019

Foto Archivo Noticosta.com

A %d blogueros les gusta esto: